Oye, solo puedo quedarme un minuto. (Terminan hablando toda la noche)
“…es por eso que las cosas nunca funcionarían entre nosotros” (Le pasa su numero de telefono)
Manos fuera, tengo novio (La termina fajando 30 segundos despues)
Puedes entrar pero solo por un minuto (Se queda a dormir)
“Deberíamos parar” “Sí, deberíamos” (continúan lo que estan haciendo)

Es como un código de trampa para la seducción: puedes escalar físicamente y logísticamente siempre y cuando lo niegues verbalmente. Estoy convencido de que puedes deslizar tu mano por la falda de una chica y mientras digas «No te estoy tocando», ella no tendrá ningún problema con eso, al menos que te detenga secamente se puede convertir en agresion si no sabes medirte.

Es increíble lo bien que funciona esto. Es como descubrir una falla en un videojuego que te permite vencerlo cada vez. Si pudiera resumir el concepto, sería este: sé la resistencia (verbalmente), sé escala (físicamente).

Fundamentalmente hablando, esto funciona porque el que quiere menos al otro está en el poder.

Siguiendo esta logica, ser la resistencia es un juego de poder. ¿La captas? Las chicas lo saben y lo hacen, y son mejores en ello que los hombres.

No vamos a tener sexo esta noche
¿Siempre hablas con chicas en la calle?
No va a pasar nada, soy una buena chica.

La mayoría de los chavos no comprenden que las mujeres están tomando el poder con estas declaraciones, por lo que cambian el modus operando a que tu estes detras de ellas y te tienen como idiota mendigando, y conforme pasa el tiempo y permitas que ocurra esto, vas perdiendo el control de la interacción hasta que sus piernas se cierran aburptamente como una trampa para osos… y perdiste tu oportunidad de tener sexo con ella.

No cometas estos errores, retoma el control. Vuelve a establecerte formando una resistencia propia. Cuando ella retroceda, tú retrocedes algo más.  Mímica sus acciones. Cada vez que ella establece un límite, tú restableces uno en otra area.

Cada vez que ella dibuja una línea en la arena, tú vuelves a dibujar una pero bajo tus términos.

Ella: Yo no beso en la primera cita.
Tu: Bien, no beso antes del matrimonio.
Ella: No vamos a tener sexo esta noche.
Tú: Relájate, ¿siempre estás pensando en sexo? 
Ella: Solo seamos amigos.
Tu: Pues asi te veia solamente, que bueno que lo aclaras. No hay que salir más.